lunes, 16 de marzo de 2009

Superhéroes y crisis (...). NOTAS.


(1) No sólo son fuerzas externas, como la que podrían ejercer económica, ideológica y militarmente sobre la América contemporánea otros imperios, las que podrían enrarecer la atmósfera en que alcanzan a mantenerse el significado y la frescura del espectáculo superheroico. Por razones que no podemos exponer aquí, consideramos que la asimilación de los inmigrantes latinoamericanos por los EEUU podría resultar, mientras éstos no renieguen de sus orígenes latinoamericanos y sus tradiciones, en una transformación significativa del tejido ideológico y moral anglosajón que atraviesa y concierta la sociedad civil norteamericana; si, en efecto, esos latinoamericanos y sus costumbres lograsen imponerse políticamente como tales en lugar de ser digeridos como “anglosajones de segunda“ o lumpen urbano -como ya lo fueron en su momento algunos europeos-, los fundamentos sociológicos y morales (anglosajones) del sentido de las ficciones de superhéroes podrían quedar desplazados, o incluso disueltos. Expresándonos por la vía negativa: no es posible que una sociedad civil de tradición moral católica -ni siquiera cuando se haya ajustado al mundo desdivinizado- pueda tragarse en bruto y reproducir, sin haber sido previamente debilitada y desmoralizada, las ficciones de superhéroes. De hecho, y aunque recientemente en Kuwait haya aparecido el grupo de superhéroes “Los 99 [nombres de Alá]“, quizás sólo sea bajo la sombra que el Hombre americano proyecta en buena parte del mundo donde los superhéroes puedan proliferar como los hongos sobre la corrupción -aunque quizás no, por cierto, sin que ciertos componentes morales y teológicos de determinados monoteísmos les ofrezcan una adecuada capa de humus. La producción y el mantenimiento de las ficciones de superhéroes no son, defendemos, injertables sin más en la vida de una moderna nación de tradición católica -lo cual no quiere decir que estas ficciones no puedan ser abarcadas por ella, aunque sólo sea para alumbrar un Superlópez-; y no obstante, los países latinos se han mostrado siempre dispuestos a hacer suyas las formas expresivas del cómic para componer sus propias historietas de humor, más cercanas que las ficciones superheroicas a su modo de “instalarse en el mundo“ -¿quién imagina las aventuras de La familia Burrón (México) o La familia Ulises (España) en el mismo multiverso en el que actúa Superman?- . Las ficciones superheroicas requieren, como justificaremos, de ciertas contradicciones propias de una religiosidad protestante en crisis como ambiente original; representan un fenómeno propiamente americano y contemporáneo en la medida en que, para generarse, necesitaron un cruce de elementos inicialmente ambiguo e indeciso que, como la polémica entre la defensa fundamentalista norteamericana de las Sagradas Escrituras y el agnosticismo anglosajón, sólo podía darse al amparo de la “libertad de conciencia religiosa” de la primera república moderna y el deísmo de Thomas Paine, que tanto inspiró la empresa de George Washington, Benjamin Franklin y Thomas Jefferson; el deísmo que tanto horrorizó al poeta e ilustrador inglés Willian Blake -el visionario de la “terrible simetría“-, con el que Alan Moore, tras zafarse del nudo que ata todo el género de superhéroes bajo el poder del “Dios de los deístas“, habría tenido que reunirse en sus obras más recientes.

(2) Todas las “Tierras infinitas” o “mundos alternativos“ del género superheroico -incluso la Tierra del Superman Rojo de Millar- son necesariamente reflejo de la parte del mundo que se ve alrededor del Hombre americano: todas esas “Tierras infinitas” son, por superheroicas, igualmente americanas, porque en el mundo en el que el Materialismo dialéctico soviético fuese, como pretendía su escuela, “la filosofía verdadera (científica) y universal“ -la que se enseñaba en las universidades soviéticas- , no habría lugar para las “potencias milagrosas“: ni las de un Dios ni las que ostentan los superhéroes. Pero a la hora de regresar desde el espacio fingido que ofrecen, como un trampantojo, las ficciones de superhéroes, hasta el punto de vista de quien puede fingir que en ese trampantojo se da una ampliación efectiva de su mundo, todas esas ficciones resultan igualmente indicadoras de la dirección que hemos de seguir: más indicadoras por lo que nunca tienen que decir que por lo que dicen. Por eso defendemos la necesidad de examinar a fondo la diferencia entre el trampantojo del espectáculo superheroico y el mundo contemporáneo que se recrea en él, leyendo Watchmen -una obra escrita de manera casi sincrónica a la Crisis en Tierras infinitas que refundió todos los “mundos ficticios“ de los superhéroes de DC- con el propósito de hallar un hilo que nos permita sondear el fondo de las ficciones de superhéroes, aquel “punto de vista presupuesto en el espectador” ante el que es capaz de desplegar su significado y su fuerza retórica. Porque -y aquí la apuesta que hacemos- nuestra lectura de Watchmen insiste en encontrar dentro de su ficción la suspensión del sentido del conjunto de las ficciones superheroicas: Moore y Gibbons habrían dispuesto en esta obra, según nosotros, aquel trampantojo que intenta hacerse cargo, por la selección de sus mismos contenidos ficticios, de la relación entre, por un lado, aquellas otras ficciones (superheroicas) que la anteceden, y por otro lado, el mundo no-fingido desde el que los espectadores llegan a la representación para encontrar en ella justo aquello de lo que carecen, o más bien, aquello que, al tomar la ficción como medida del resto del mundo, se echa en falta fuera de ella.

2 comentarios:

Yadiel dijo...

El ser humano desde su pasado a tenido la necesidad de trasformar y evolucionar su "modus vivendi" esto lo a llevado a conocer y a investigar a adaptar técnicas para facilitar su vida en el entorno social y familiar.
y esto también asta nuestros dias a evolucionado, la educación a travez de los tiempo a sido trasformada cada vez son los beneficios que tiene, para que el alumnado tenga un mayor aprendizaje, tanto como de zona hurbana como de zona rural pero tambien es importante reconocer que la educación del niño no es nada mas influencia de la escuela sino que de los padres de familia, el profesor debe ejercer su papel trasmitiendo conocimientos y curriculas, pero en la familia el padres juega un rol importante en la educacion de sus hijos a continuacion se mencionaran 4 puntos donde en lo personal son necesarios para un mayor aprendizaje dentro de la educación.
recibendo el papel del padre de familia es nesesario su apoyo para la educacion de sus hijos en interes del padre de familia al queres que sus hijo adquiera mayor conocimientos, el tutor debe de estar observando el avance o retroceso de el desarrollo de la educacion de alumno, no nada mas mandarlos ala escuela sino que estar en comunicación con el profesor y el alumno que el padre de familia trate de vincularse con la comunidad académica de su hijo asi el alumno tendra nocion que sus tutores estan interesados por su educacion.
es importante hacer mencion sobre los horarios de cada clase muchas veces el docente dedica mayor tiempo para unas actividades de unas asignaturas olvidando o descuidando el tiempo de otras es nesesario que el docente elabore un cronograma al inicio del año pero es mas necesario que lo cumpla, asi como tambien es importante que el docente sepa utilizar espacios de clases tiempos libres que tienen de clase en clase o tiempos de educacion fisica muchas de las veces los profesores en la asignatura de educación fisica dejan salir al alumno como si fuece receso sin hacer actividades que esten vinculadas con dicha asignaturas otros tiempos que se pierden son cuando hay reuniones escolares dejando salir al alumnado cuando es mejor poner actividades cirriculares en particular este es un punto que se ve a la ligera pero afecta mucho al horario vespertino .
tambien es nesesario mencionar la actualización del docente en particular cero que es de relevancia que el docente lleve acabo actualización de actividades , y estrategias durante el año en curso ya que nada mas al inicio del año escolar se menejan los TGA cursos donde a los profesores se proporcionan diferentes actividades para que los trasmitan al aula sin embargo estos cursos son una ves al año durante unos 4 dias siendo que en 4 dias no adquiriran actividades para todo un cliclo escolar creo que deben tener cursos en diferente fechas del año extra clase para qe no afecte sus labores docentes.
el ultimo punto a tratar intervienen un poco mas los valores como seres humanos, es importante reconocer que que segundo hogar del alumno es la escuela donde aprende conocimientos y que el segundo tutor del alumno es el profesor, muchas veces a los alumnos los vemos como niños que nada mas hay que educarlos , que apendan y esten en orden y a los que no saben o tiempo problemas de comportamiento o de aprendizaje son unos flojos y groceros, pero en relidad no observamos que son personitas que tambien tienen problemas no sabemos como son atendidos en sus hogares ni si tienen padres o no, quien los cuida o sin son maltratados, muchas de las veces prejusgamos mal alo que me refiero que el docente trate de hacercaerse mas a sus alumnos sin perder el respeto tanto al alumno como al profesor y de igual manera que el profesor no se involucre mas alla de los problemas del niño, simplemente que lo comprenda que observe al alumno como un pequeño amigo y si tiene una nesesidad el alumno y lo puede ayudar el docente que lo ayude por que muchas veces las desatenciones de los niños surgen en una edad adulta creo que es necesario tener una buena comunicacion con el alumno.
en concreto y particular son pocos de los muchos puntos que creo indispensables para una mejor educacion en el aula escolar así como de valores que hacen falte en el entorno social.

Joaquín A. F. dijo...

Yadiel:
No he podido visualizar tu "perfil". Si cuentas con un blog propio, házmelo saber.
Saludos.